El momento más importante para la mayoría de las empresas a nivel tributario se acerca. El impuesto de sociedades, un tributo que grava la obtención de rentas por parte de las sociedades.

Para poder realizar de forma adecuada dicho impuesto es imprescindible tener la contabilidad según el plan general contable y tener todos los conceptos bien definidos. Esto es así porque existen gastos que aunque aparezcan en contabilidad puede que no sean deducibles en el impuesto, o al revés, ingresos que no sean imputables a dicho impuesto.

Una vez que hemos calculado la base imponible para el impuesto es cuando se realizan las modificaciones oportunas a dicha base, tales como reducciones, deducciones, amortizaciones anticipadas. Todos esos ajustes van a dar lugar a diferencias permanentes o diferencias temporales que harán que nuestra base se incremente o decrezca.

No tenemos que olvidarnos de incluir los pagos fraccionados a cuenta del impuesto de sociedades que hay que descontarlos del cálculo de la cuota líquida.

  • Tipo impositivo

En general el tipo impositivo por las que tributan las empresas es del 25%. Pero tendremos que ver si reunimos alguna característica que nos permita tributar por un tipo inferior como aquellas empresas de nueva creación que tributarán al 15%.

  • Plazo

El plazo para realizar el impuesto finaliza el 25 de julio. Este año, con motivo del COVID 19 existe la posibilidad de ampliar dicho plazo. Esto se podrá hacer en aquellas empresas que no hayan podido  hacer la aprobación de las cuentas anuales. De esta forma, aunque el plazo para hacer el impuesto de sociedades sigue siendo el mismo, el 25 de julio, se podrá hacer con posterioridad una complementaria recogiendo las modificaciones.

Desde gestoría LuVic podemos ayudarte con estos trámites, por lo que estamos a tu disposición en el teléfono 958 372 729 o mediante nuestro formulario de contacto.

Categorías: Noticias

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *